La Corte resolvió que la CIDH no podrá revocar sus sentencias

El Máximo Tribunal de Justicia resolvió que la Corte Interamericana de Derechos Humanos no podrá revocar las sentencias de los fallos emitidos por la Corte... Por Cuarto Intermedio

El Máximo Tribunal de Justicia resolvió que la Corte Interamericana de Derechos Humanos no podrá revocar las sentencias de los fallos emitidos por la Corte argentina. La medida surge tras una demanda que había realizado el ex Presidente Menem contra dos periodistas por “daños y perjuicios”.

La posición mayoritaria fue conformada por el voto conjunto de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Carlos Rosenkrantz, y el voto propio del juez Horacio Rosatti. En disidencia, votó el juez Juan Carlos Maqueda

Según consignó el Centro de Información Judicial (CIJ), el voto conjunto consideró que no correspondía hacer lugar a lo solicitado en tanto ello supondría transformar a la Corte IDH en una “cuarta instancia” revisora de los fallos dictados por los tribunales nacionales, en contravención de la estructura del sistema interamericano de derechos humanos y de los principios de derecho público de la Constitución Nacional.

Además, entendió que el texto de la Convención no atribuye facultades a la Corte Interamericana para ordenar la revocación de sentencias nacionales (art. 63.1, C.A.D.H.).

Por otra parte, consideró que revocar su propia sentencia firme implicaría privarla de su carácter de órgano supremo del Poder Judicial argentino y sustituirla por un tribunal internacional, en violación a los arts. 27 y 108 de la Constitución Nacional.

Al mismo tiempo, tuvo por cumplida la publicación exigida en la sentencia interamericana y consideró que la reparación económica ordenada en favor de los peticionantes se encontraba fuera del alcance de las actuaciones y no resultaba necesaria la intervención judicial.

De esta manera, los jueces de la actual Corte Suprema resolvieron desestimar la presentación de la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto por la cual se solicitaba que, como consecuencia del fallo de la Corte Interamericana dictado en la causa “Fontevecchia y otros c/ República Argentina”, se dejara sin efecto una sentencia firme de la Corte Suprema.

“En el caso concreto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos resolvió dejar sin efecto la sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de 2001 que había condenado a los periodistas Jorge Fontevecchia y Héctor D’Amico por publicaciones realizadas en la prensa, dado que la Corte Interamericana había resuelto en 2011 que esa sentencia constituía una violación al derecho a la libertad de expresión reconocido en el Pacto de San José de Costa Rica (art. 13)”, resumió el CIJ sobre el fallo del Máximo Tribunal.