Gremios docentes bonaerenses se movilizan en reclamo por mejoras en infraestructura

Tras denunciar la grave situación en la que se encuentran los establecimientos educativos, el Frente de Unidad Docente Bonaerense confirmó que marcharán hacia la Dirección General de Cultura y Educación. No descartan otras medidas de fuerza en el caso de no ser convocados. Por Cuarto Intermedio

Foto: SutebaFoto: Suteba

El Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) y ATE anunciaron en conferencia de prensa que se movilizarán el miércoles 15 de agosto, a las 11 horas, con destino a la Dirección General de Cultura y Educación para exigir urgentes mejoras en infraestructura y comedores escolares de la Provincia de Buenos Aires.

Por su parte, el secretario General del SUTEBA, Roberto Baradel, sostuvo que la medida se debe ante la falta de respuestas de María Eugenia Vidal y la desidia y el abandono que sufren las escuelas bonaerenses, al tiempo que recordó que en las últimas horas otro maestro volvió a atravesar una situación de riesgo luego de que recibiera una fuerte descarga eléctrica mientras trabajaba en un establecimiento escolar de Melchor Romero.

“No sé qué espera la Gobernadora para reaccionar. La desidia y el abandono ya provocaron las pérdidas irreparables de Sandra y Rubén. Deben hacerse cargo de la infraestructura escolar de toda la Provincia. Más de 850 escuelas tienen las clases suspendidas, afectando a más de 500.000 alumnos. Ya pasaron 12 días de conciliación obligatoria y todavía no nos han convocado. Fue una nueva puesta en escena de las autoridades para amordazar a los docentes”, manifestó el dirigente.

Baradel, además, compartió un informe surgido del relevamiento de más de 2.000 escuelas bonaerenses que da cuenta que la mayoría de las instituciones no están en condiciones de ser habitadas por estudiantes y trabajadores de la educación. “Tienen que elaborar un plan de contingencia y resolver de manera urgente esta situación que afecta diariamente a toda la comunidad educativa”, reclamó.

Por último, advirtió que mantienen 72 horas de medida de fuerza en suspenso, y que si el Gobierno no los convoca o no se registran avances, se volverán a reunir para hacerlas efectivas.