El colombiano del submarino

La reciente decisión de la justicia federal de Lomas de Zamora concediendo la extradición a Estados Unidos del colombiano Ignacio Alvarez Meyendorff, sospechado de liderar... Por Cuarto Intermedio

La reciente decisión de la justicia federal de Lomas de Zamora concediendo la extradición a Estados Unidos del colombiano Ignacio Alvarez Meyendorff, sospechado de liderar un cártel de narcotraficantes de cocaína en cargamentos enviados por submarino, es apenas un capítulo de una historia que promete ser larga, engorrosa y salpicar incluso tratados internacionales en materia de derechos humanos.

(Cuarto Intermedio – 1 de noviembre de 2011)- El juez federal Carlos Ferreiro Pella tomó la decisión de extraditar al colombiano el viernes pasado, pero esta semana se deberá resolver un tema conexo y de importancia gravitante. Un informe del Cuerpo Médico Forense indica que Alvarez Meyendorff atraviesa un cuadro de salud “terminal”, que si bien no lo tiene hoy al borde de la muerte, sí implica un riesgo de descompensación que podría precipitar un desenlace de esa naturaleza.El colombiano, de 50 años de edad, padece “hiperglucemia”, un paso anterior a la diabetes insulinodependiente. Además, ya sufrió un transplante de riñón (uno de los órganos que más afecta la diabetes) y está a la espera de otro trasplante de donante cadavérico, en ese caso de hígado. El juez Ferreiro Pella le denegó la prisión domiciliaria pero le concedió la posibilidad de salir del penal de Ezeiza, en el que está alojado, para atenderse en una clínica privada. El caso es que en las dos últimas oportunidades en que requirió atención médica de alta complejidad llegó a la clínica con varias horas de demora, porque el Servicio Penitenciario no tiene una ambulancia dedicada especialmente a los internos en riesgo. Ferreiro Pella comprobó que los traslados no son fáciles ya que el colombiano llegó tarde a la audiencia por la extradición, y no fue por su voluntad, precisamente.