Otra vez Amnesty

Otra vez la Argentina está en jaque ante organismos humanitarios internacionales. Recurrentemente el Estado nacional afronta condenas y sanciones porque, pese a su compromiso con... Por Cuarto Intermedio

Otra vez la Argentina está en jaque ante organismos humanitarios internacionales. Recurrentemente el Estado nacional afronta condenas y sanciones porque, pese a su compromiso con el esclarecimiento de violaciones a los derechos humanos en el pasado, no consigue respetar estándares adecuados de respeto a las garantías básicas en democracia.

(Cuarto Intermedio – 1 de febrero de 2012) – Esta vez, la filial local de Amnistía Internacional pidió al gobierno nacional y al de Santiago del Estero investigar las denuncias por presuntas torturas formuladas por dos detenidos por homicidio simple que cumplen prisión preventiva desde hace más de tres años.

Se trata de los ex policías mendocinos Marcelo Santiago Tello e Iván Andrés Bressan, alojados en cárceles santiagueñas y con juicio oral previsto para el próximo 19 de marzo, acusados de asesinar al colombiano Michel Agudelo Córdoba el 19 de marzo del 2008 en la localidad de Añatuya, en el marco de una supuesta disputa pasional por una mujer chaqueña.

Los reclamos fueron dirigidos a la Cancillería, al Ministerio de Justicia, al del Interior y al gobierno santiagueño. Los detenidos denunciaron que fueron sometidos a palizas reiteradas, asfixia por submarino seco y otros tormentos, entre ellos largos períodos de aislamiento lejos de todo contacto con la luz natural.

“Amnistía Internacional exige una vez más que las denuncias de tortura sean investigadas y que los responsables comparezcan ante la justicia tal y como les obligan las normas internacionales de derechos humanos y solicita a los representantes gubernamentales información sobre cómo van a dar cumplimiento a la recomendación del grupo de trabajo de la ONU para el ejercicio de la libertad personal de los detenidos en consonancia con lo que establece el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, sostiene la nota dirigida al gobierno argentino.