Obtienen financiamiento para promover el desarrollo del norte argentino

El Gobierno nacional suscribió un convenio con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola con la intención de poner en marcha el Programa de Inserción Económica de los Productos familiares del norte del país para mejorar la integración de los pequeños agricultores. Por Cuarto Intermedio

Foto: Gentileza Prensa Ministerio de Agroindustria de la NaciónFoto: Gentileza Prensa Ministerio de Agroindustria de la Nación

El Ejecutivo nacional y Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) firmaron un acuerdo financiero en Roma por el cual se establece la puesta en marcha del Programa de Inserción Económica de los Productos familiares del Norte (PROCANOR) para mejorar la integración de los pequeños agricultores.

De la rúbrica, participaron el Presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanze, y el Representante Permanente de la Argentina ante los organismos de las Naciones Unidas con sede en esa ciudad italiana, Javier Rozencwaig.

Según precisaron, el programa está destinado a promover la participación de los agricultores familiares en cadenas de valor incipientes y dinámicas, cuya producción primaria se concentra en las provincias del norte argentino y en las que existe una alta proporción de pequeños productores. Además, también fomentará las asociaciones entre los agronegocios, las empresas comerciales y las organizaciones de agricultores.

“Seguimos fortaleciendo a las economías regionales y a los productores del Plan Belgrano, para seguir promoviendo el arraigo y diversificar las producciones”, destacó el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile.

El monto del financiamiento, anticiparon, será de U$S 38,9 millones, de los cuales U$S 24 millones corresponden a un préstamo FIDA y U$S 330 mil a una donación para la investigación y la gestión de los conocimientos. El resto, se compone de aporte local (U$S 11,4 millones) y aportes de los propios beneficiarios (U$S 3,2 millones). El período de ejecución del programa es de 5 años.

El PROCANOR se ejecutará en las diez provincias del norte (Catamarca, Chaco, Corrientes, Jujuy, Salta, Misiones, Formosa, La Rioja, Santiago del Estero y Tucumán) y se estipula que beneficiará a unas 8.000 familias rurales (37.600 personas), especialmente de pueblos indígenas, mujeres y jóvenes.